El Método Lean Startup. ¿Cómo ayuda a tu startup?

Escrito por Enrique Peiró
El Método Lean Startup. ¿Cómo ayuda a tu startup?

Contáctanos!

Lanzar una nueva empresa, bien sea una Startup tecnológica, o cualquier otro negocio o idea dentro de una compañía, ha sido siempre un riesgo. Anteriormente la metodología consistía en redactar un Business Plan, buscar financiación, buscar y preparar un equipo, introducir el producto y comenzar a vender.

Con esta fórmula, según un informe hecho por Shikhar Ghosh, el 75 % de las Startups se iban a pique.  ¿Qué puedes hacer tú para que tu startup no forme parte de ese gran porcentaje? ¡Aplicar el Método Lean Startup! Un método que reduce muchísimo el riesgo en los comienzos de cualquier proyecto. 

Desde Bloo Media, te hablamos con más detalle de esta metodología y de cómo aplicarlo.

¿Qué es el método lean startup?

El origen de Lean Startup se sitúa en Silicon Valley, después de que el emprendedor Steve Blank se preguntara si los productos o servicios cubrían las necesidades del público objetivo mientras desarrollaba una metodología de validación de productos.

¿Y qué es exactamente Lean Startup? Es una metodología pensada para el desarrollo de negocios y productos. 

Lo que busca es acortar los ciclos de desarrollo de productos que combina la experimentación y el lanzamiento de productos iterativos para conseguir un aprendizaje validado. 

¿Qué se consigue con esto? Reducir el riesgo en el lanzamiento de un nuevo producto o servicio.

¿Te está gustando el contenido? ¡Suscríbete a nuestro blog!

Etapas de la metodología lean startup

Las etapas de la metodología Lean Startup son las siguientes:

1 Plantear la hipótesis

En un primer paso, lo que debemos hacer es plantear todas las hipótesis que das por hecho que van a ocurrir en tu proyecto. Para ello, debemos testear al cliente mediante encuestas, entrevistas, preguntas… y ver si realmente existe una oportunidad para nuestra idea: ¿Existe un problema real para nuestros clientes? ¿Somos capaces de solucionarlo con nuestro producto? 

2 Ratificar la hipótesis

Una vez sabemos que existe un nicho de mercado para nuestra idea y que existe realmente un problema para el cliente, que somos capaces de solucionar, el siguiente paso es ratificar que el cliente quiera nuestro producto y que esté dispuesto a pagar por él.

Esta validación se realiza mediante el MVP (Mínimo Producto Variable), es decir, la versión mínima de tu producto, que te permita saber si los clientes lo comprarían. Es fundamental que aquí inviertas el mejor tiempo y dinero posible y que escojas bien a tus “early adopters” (primeros usuarios en utilizar tu producto). 

3 Medir la hipótesis y obtener métricas

Tras tener la certeza de que el cliente compraría nuestro producto y tras analizar la información que nos ha proporcionado la etapa anterior, es hora de definir los KPI´s que nos van a permitir saber si vamos a cumplir con los objetivos que nos estamos proponiendo hasta llegar a la oferta final.

4 Aprendizaje

Después de analizar los resultados, tienes que decidir si sigues adelante con el proyecto porque los resultados han sido positivos, si desistes porque no lo ves rentable, o bien, si es necesario realizar algunos ajustes o modificaciones para satisfacer la demanda real del mercado. 

En esta etapa, es importante escuchar y tener en cuenta a todos los stakeholders (aquellas personas implicadas de alguna forma en el producto): trabajadores, proveedores, etc.

5 Ciclo repetitivo

Si hemos decidido seguir adelante con el proyecto, es necesario volver a repetir todo el proceso para asegurarnos de que todo lo anterior se cumple. En esta etapa es posible que aparezcan nuevas hipótesis o que detectemos errores que no habíamos detectado anteriormente. Una vez finalizada esta etapa, estamos listos para lanzar el producto al mercado.

Contáctanos!

Beneficios de aplicar esta metodología en tu Startup

En este apartado destacamos los principales beneficios de aplicar la metodología de “lean startup”:

1 Disminuir el riesgo

Debido a que los resultados son muy cortoplacistas, el riesgo de inversión y de tiempo es prácticamente nulo. Además, una vez llegado el momento de lanzar nuestro servicio/producto al mercado, este está testeado y sabremos que habrá clientes dispuestos a pagar por él.

2 Maximizar la eficiencia

Gracias a esta metodología, seremos capaces de usar nuestros recursos de la forma más eficiente posible, acortando tiempos y minimizando costes en el proceso de desarrollo del producto.

3 Conocer el mercado

Rápidamente seremos conscientes de aquellos productos o ideas que no son capaces de resolver ningún problema y que nadie quiere, por tanto, sabremos qué caminos debemos descartar en el futuro. 

4 Aprender para el futuro

La metodología Lean Startup no solo nos ayudará a aprender qué ajustes y cambios debo realizar para que mi producto o proyecto tenga éxito en el mercado, sino que este aprendizaje nos ayudará para futuros procesos e incluso para nuevos proyectos que queramos emprender.

5 Garantizar el éxito

O lo que es lo mismo, reducir al máximo nuestras posibilidades de fracaso. Solo un 10% de las startups que se ponen en marcha sobreviven. Y es que la mayoría piensa que su idea va a gustar y enseguida le van a llover los clientes. Gracias al Lean Startup, nuestra idea será validada y sabremos que no solo nos gusta a nosotros, sino que gusta al mercado.

Ejemplos

A continuación, te ponemos algunos ejemplos de empresas que han utilizado la metodología de Lean Startup:

Dropbox

Dropbox es una de las empresas famosas que ha crecido en los últimos años utilizando los principios Lean Startup. Como seguro que sabes, es una empresa que da servicio de transferencia de archivos. Actualmente, cuenta con más de 500 millones de usuarios repartidos por todo el mundo, pero sus inicios fueron muy distintos. La empresa empezó como un producto mínimo viable para comprobar si realmente existía una demanda del producto real.

Este producto mínimo viable permitió a la empresa, además, obtener comentarios de alta calidad de los buyer persona que el equipo posteriormente utilizó para dar forma al desarrollo del producto de acuerdo con las necesidades del consumidor.

Zappos

Otro gran ejemplo de Lean Startup es el de Zappos, uno de los primeros minoristas de zapatos en línea. 

Actualmente, Zappos ha crecido muchísimo y vende prácticamente de todo, desde botas hasta bolsos, por gran parte del mundo. Sin embargo, cuando la empresa empezó su andadura Nick Swinmurn (el fundador) no sabía si los clientes estaban listos para comprar zapatos por internet, por eso empezó por medio de un producto mínimo viable. Swinmurn se acercó a las tiendas de zapatos locales, tomó fotos de su inventario y las publicó en la web. 

Si recibía un pedido en la web compraba los zapatos en las tiendas a precio completo y luego los enviaba a los clientes.

De esta forma, Swinmurn comprobó que la demanda de los clientes estaba presente y que Zappos podría convertirse en un buen negocio de zapatos online. 

Si quieres saber más sobre el método Lean Startup y cómo puedes aplicarlo para garantizar el éxito de tu idea… ¡contacta con nuestro equipo de especialistas en marketing digital!

Contáctanos!

¡Cuéntanos que opinas sobre este post!

Gracias por enviar tu comentario. Será revisado por los administradores antes de ser publicado.

    ¡Mantente al día de las novedades y suscríbete a nuestra newsletter!

    ¡Suscríbete!