Blog

competencia-perfecta
Marketing B2B, Marketing digital, Ventas

Competencia perfecta. Qué es y en qué se diferencia de la imperfecta.

El término competencia perfecta se refiere a una estructura de mercado teórica. En un modelo de competencia perfecta, no hay monopolios. Este tipo de estructura tiene una serie de características clave, que incluyen:

  • Todas las empresas venden un producto idéntico (el producto es una mercancía u homogéneo).
  • Todas las empresas tienen los mismos precios (no pueden influir en el precio de mercado de sus productos).
  • La cuota de mercado no influye en los precios.
  • Los compradores tienen información completa o perfecta (en el pasado, presente y futuro) sobre el producto que se vende y los precios que cobra cada empresa.
  • Los recursos de capital y la mano de obra son perfectamente móviles.
  • Las empresas pueden entrar o salir del mercado sin coste alguno para las demás.

Esto se puede contrastar con la competencia imperfecta, más realista, que existe cada vez que un mercado, hipotético o real, viola los principios abstractos de la competencia pura o perfecta neoclásica.

 

¿Qué es la competencia perfecta?

La competencia perfecta es un tipo ideal de estructura de mercado donde todos los productores y consumidores tienen información completa y simétrica.

Hay un gran número de productores y consumidores que compiten entre sí en este tipo de entorno.

La competencia perfecta es teóricamente lo opuesto a un mercado monopolístico.

Dado que todos los mercados reales existen fuera del plano del modelo de competencia perfecta, cada uno puede clasificarse como imperfecto.

Lo opuesto a la competencia perfecta es la competencia imperfecta, que existe cuando un mercado viola los principios abstractos de la competencia neoclásica pura o perfecta.

 

Cómo funciona la competencia perfecta

La competencia perfecta es un punto de referencia o tipo ideal con el que se pueden comparar las estructuras de mercado de la vida real. En teoría, la competencia perfecta es lo opuesto a un monopolio, en el que solo una empresa ofrece un bien o servicio y esa empresa puede cobrar el precio que quiera, ya que los consumidores no tienen alternativas y es difícil que los posibles competidores entren en el mercado.

En la competencia perfecta, hay muchos compradores y vendedores, y los precios reflejan la oferta y la demanda. Las empresas obtienen ganancias suficientes para mantenerse en el negocio y nada más. Si obtuvieran ganancias excesivas, otras empresas ingresarían al mercado y reducirían las ganancias.

 

Características de la competencia perfecta

Algunas de las características de la competencia perfecta son:

 

Un mercado grande y homogéneo

Hay un gran número de compradores y vendedores en un mercado perfectamente competitivo. Los vendedores son pequeñas empresas, en lugar de grandes corporaciones capaces de controlar los precios mediante ajustes en la oferta. Venden productos con diferencias mínimas en capacidades, características y precios. Esto garantiza que los compradores no puedan distinguir entre productos en función de atributos físicos, como el tamaño o el color, o valores intangibles, como la marca.

Una gran población de compradores y vendedores asegura que la oferta y la demanda permanezcan constantes en este mercado. Como tal, los compradores pueden sustituir fácilmente los productos fabricados por una empresa por otra.

 

Perfecta disponibilidad de la información

La información sobre el ecosistema y la competencia de una industria constituye una ventaja significativa. Por ejemplo, el conocimiento sobre el abastecimiento de componentes y los precios de los proveedores puede hacer o deshacer el mercado para ciertas empresas.

En ciertas industrias intensivas en conocimiento e investigación, como la farmacéutica y la tecnológica, la información sobre patentes e iniciativas de investigación de los competidores puede ayudar a las empresas a desarrollar estrategias competitivas y construir un foso alrededor de sus productos.

La disponibilidad de información libre e igualitaria en un mercado perfectamente competitivo asegura que cada empresa pueda producir sus bienes o servicios exactamente al mismo ritmo y con las mismas técnicas de producción que otra en el mercado.

 

Ausencia de controles

Los gobiernos juegan un papel vital en la formación del mercado de productos al imponer regulaciones y controles de precios. Pueden controlar la entrada y salida de empresas en un mercado estableciendo reglas para funcionar en el mercado.

Por ejemplo, la industria farmacéutica tiene que lidiar con una serie de normas relacionadas con el desarrollo, la producción y la venta de medicamentos.

A su vez, estas reglas requieren grandes inversiones de capital en forma de empleados, como abogados y personal de control de calidad, e infraestructura, como maquinaria para fabricar medicamentos.

Los costes acumulativos se suman y hacen que sea extremadamente costoso para las empresas llevar un medicamento al mercado.

En comparación, la industria de la tecnología funciona con una supervisión relativamente menor en comparación con su contraparte farmacéutica. Por lo tanto, los empresarios de esta industria pueden iniciar empresas con menos o cero capital, lo que facilita que las personas inicien una empresa en la industria.

Dichos controles no existen en un mercado perfectamente competitivo. La entrada y salida de empresas en dicho mercado no está regulada, y esto las libera para gastar en mano de obra y activos de capital sin restricciones y ajustar su producción en relación con las demandas del mercado.

 

Transporte económico y eficiente

El transporte barato y eficiente es otra característica de la competencia perfecta. En este tipo de mercado, las empresas no incurren en costes significativos para el transporte de mercancías. Esto ayuda a reducir el precio del producto y reduce los retrasos en el transporte de mercancías.

 

Desventajas de la competencia perfecta

La competencia perfecta establece un marco idealizado para establecer un mercado. Pero ese mercado es defectuoso y tiene un par de desventajas.

 

Ausencia de innovación

La perspectiva de una mayor cuota de mercado y diferenciarse de la competencia es un incentivo para que las empresas innoven y elaboren mejores productos. Pero ninguna empresa posee una cuota de mercado dominante en competencia perfecta.

Los márgenes de beneficio también están fijados por la oferta y la demanda. Por lo tanto, las empresas no pueden diferenciarse cobrando una prima por sus productos y servicios.

Por ejemplo, sería imposible que una empresa como Apple, existiera en un mercado perfectamente competitivo porque sus teléfonos son más caros que sus competidores.

 

Ausencia de economías de escala

Los márgenes de beneficio limitados a cero significan que las empresas tendrán menos efectivo para invertir en la expansión de sus capacidades de producción.

Una expansión de las capacidades de producción podría potencialmente reducir los costos para los consumidores y aumentar los márgenes de ganancias comerciales. Pero la presencia de varias empresas pequeñas canibalizando el mercado del mismo producto lo impide y asegura que el tamaño medio de la empresa siga siendo pequeño.

 

¿Tiene beneficios para las empresas la competencia perfecta?

Las ganancias pueden ser posibles por períodos breves en mercados perfectamente competitivos. Pero la dinámica del mercado anula los efectos de las ganancias positivas o negativas y las lleva hacia un equilibrio.

Debido a que no hay asimetría de información en el mercado, otras empresas aumentarán rápidamente su producción o reducirán sus costes de fabricación para lograr la paridad con la empresa que obtuvo ganancias.

El ingreso medio y el ingreso marginal de las empresas en un mercado perfectamente competitivo son iguales al precio del producto para el comprador. Como resultado, se restablecerá el equilibrio del mercado perfectamente competitivo, que se había roto anteriormente.

A largo plazo, un ajuste de la oferta y la demanda asegura que todas las ganancias o pérdidas en dichos mercados tiendan a cero.

 

Ejemplos de competencia perfecta

Como se mencionó anteriormente, la competencia perfecta es una construcción teórica y en realidad no existe. Como tal, es difícil encontrar ejemplos de la vida real de competencia perfecta, pero existen variantes presentes en la sociedad cotidiana.

 

Mercados de agricultores

El mercado de agricultores promedio es quizás el ejemplo real más cercano a la competencia perfecta. Los pequeños productores venden productos casi idénticos a precios muy similares. La entrada y salida de algunos proveedores no cambia el mercado general, y la información sobre precios y productos es clara y bastante uniforme.

 

Nuevas tecnologías

A menudo, como en el caso de los primeros minoristas online, no hay ventajas de mercado claras, y muchas empresas de tecnología ofrecen básicamente los mismos servicios a precios similares. Un ejemplo son las primeras empresas de redes sociales: varias empresas nuevas ofrecían servicios comparables por prácticamente el mismo precio.

 

¿Cuál es la diferencia entre competencia perfecta y competencia imperfecta?

Si bien la competencia perfecta es una estructura de mercado idealizada en la que se venden productos iguales e idénticos, la competencia imperfecta se puede encontrar en monopolios y ejemplos de la vida real.

Por ejemplo, la competencia imperfecta implica empresas que compiten por cuota de mercado, altas barreras de entrada y compradores que carecen de información completa sobre un producto o servicio.

Sin embargo, a diferencia de la competencia perfecta, esto crea el incentivo para innovar y producir mejores productos, además de mayores márgenes de ganancia debido a la influencia de la oferta y la demanda.

 

Conclusiones

Como hemos comentado, la competencia perfecta en los mercados actuales es más teórica que práctica, ya que no existe una competencia perfecta hoy en día, solo algunos ejemplos que se pueden asemejar, como los citados anteriormente.

Así pues, todas las empresas están en un mercado imperfecto, donde encontrar el valor diferencial y mejorar su producto o servicio respecto a la competencia directa, marcará la diferencia para el presente y futuro de la competencia.

Además, en la actualidad, no solo tener el mejor producto o servicio es importante, sino saber cómo llegar al público objetivo. Los posibles clientes se encuentran detrás de una pantalla, y todavía muchas empresas siguen sin aprovechar el medio digital para conseguir y fidelizar clientes.

Aquí es donde entra en juego la experiencia y el conocimiento de empresas como Bloo Media, especializada en marketing digital. Bloo Media entiende que, en un mercado imperfecto, la diferenciación y la visibilidad son clave. Nuestra empresa se dedica a ayudar a otras empresas a generar más oportunidades de venta en el ecosistema digital, utilizando estrategias personalizadas y enfocadas en los objetivos específicos de cada cliente.

Contacta ahora

 

OTROS ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR